Karla Anguiano

Ir abajo

Karla Anguiano

Mensaje por Karla Anguiano el Jue Abr 26, 2018 8:38 am

ELABORACION DE UNA GUIA DE ESTUDIO



1.-Haz que la forma coincida con la función. Hay diferentes tipos de guías de estudio, cada una con un formato que se adapta a diferentes temas y estilos de aprendizaje. Sin importar qué estés estudiando, existe una guía no solo para cada tema si no también para las necesidades que tengas. Organiza la información de la manera más simple que puedas.

Si aprendes más fácil por métodos visuales, considera usar secciones identificadas con colores en tus guías, o usa un mapa de ideas para dibujar la información y hacer que sea más fácil de acceder a ella.

Si tienes una mente lineal, organiza la información de manera cronológica o alfabéticamente, para poder aprender una cosa en una serie y después seguir con otra.

Si necesitas conectarte con la información de manera emocional para entenderla, organiza tus notas de forma narrativa para poder estudiarlas fácilmente. Traduce conceptos matemáticos a historias con las que te puedas conectar, después organiza tus guías en una pequeña historia que puedas recitar para recordar la aplicación de las fórmulas.

Si puedes memorizar información rápidamente, usa un formato que te ayude a memorizar de forma eficaz, ya sea que te grabes recitando las palabras y definiciones, y después escuches esas grabaciones con tu iPod todo el día o crees tarjetas y las uses durante el día para ver si te las has aprendido


2.-Dibuja mapas conceptuales para conectar las ideas principales y así ir dándole prioridad a la información. Los mapas conceptuales involucran escribir la idea principal en un cuadro por separado e ir conectándola con otras ideas por importancia u orden cronológico. Después, conecta las ramas de información asociada que surge de la idea principal. Este método provee una visión de cómo se va entrelazando el material.

Un ejemplo de un mapa conceptual para un capítulo de historia sobre los vuelos espaciales puede involucrar “La Carrera Espacial” como encabezado principal , el cual se separa en varias categorías para los Estados Unidos y la Unión Soviética, con más información para cada misión en específico, proyectos, éxitos y fracasos.

Un esquema formal, como los que debes usar en ensayos, es un ejemplo de un mapa conceptual. Si delinear un trabajo y organizar información se te hace útil, hazlo para estudiar. Los esquemas formales son guías de estudio excelentes, pero solo si se te hace fácil escribirlos. Si se te hace muy estresante hacer uno, encuentra otra guía.

Los diagramas de información técnica pueden ayudarte a representar visualmente procesos o procedimientos que tienen una serie de pasos. Empieza con el concepto principal y organiza de izquierda a derecha todos los factores claves en el orden que deben seguir.

Las líneas del tiempo son buenas para delinear una serie de eventos cronológicos, la mayoría de estas se usan para temas históricos, políticos y de biología.

3.-Usa tablas comparativas para resaltar diferencias en conceptos clave. Crea guías de estudio usando tablas comparativas cuando sea necesario comparar un grupo relacionado de ideas. Son útiles especialmente para organizar paralelos en temas de historia y biología, o para comparar diferentes escritores en un curso literario.

Por ejemplo, una tabla comparativa que recolecta información de diferentes especies de plantas debe tener el nombre de las plantas en una columna, con el reino, la familia y el género otras. Esto te ayudará a organizar la información para compararla rápidamente.

También puedes usarla para estudiar literatura, colocando diferentes personajes de la novela en diferentes columna con sus atributos y otra información debajo de cada uno. También puedes escribir la información de dos novelas diferentes y organizarla para compararlas entre sí.

4.-Usa tarjetas de conceptos para memorizar vocabulario.

Las tarjetas se pueden crear usando tarjetas de 12.5 cm x 17.5 cm, con tanta información como quieras, aunque tienden a ser más efectivas para recordar palabras individuales o para definir conceptos específicos. Por esta razón, son muy efectivas para estudiar idiomas e historia.

Escribe 1 concepto clave al frente de cada tarjeta y en la parte trasera escribe los hechos que quieras asociar con esa tarjeta. Lee las tarjetas o haz que alguien te ayude a repasarlas. Para asegurarte de haber memorizado todo, lee la parte delantera y trasera de cada tarjeta. Esto es muy útil cuando quieres aprender palabras en otro idioma.

Karla Anguiano

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 26/02/2018
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.