Wendie Roxanna Alemán Moreno

Ir abajo

Wendie Roxanna Alemán Moreno

Mensaje por Roxanna Alemán el Jue Abr 26, 2018 8:44 am

¿Cómo crear una guía de estudio?


1. Haz que la forma coincida con la función. Hay diferentes tipos de guías de estudio, cada una con un formato que se adapta a diferentes temas y estilos de aprendizaje. Sin importar qué estés estudiando, existe una guía no solo para cada tema si no también para las necesidades que tengas. Organiza la información de la manera más simple que puedas.

Si aprendes más fácil por métodos visuales, considera usar secciones identificadas con colores en tus guías, o usa un mapa de ideas para dibujar la información y hacer que sea más fácil de acceder a ella.
Si tienes una mente lineal, organiza la información de manera cronológica o alfabéticamente, para poder aprender una cosa en una serie y después seguir con otra.
Si necesitas conectarte con la información de manera emocional para entenderla, organiza tus notas de forma narrativa para poder estudiarlas fácilmente. Traduce conceptos matemáticos a historias con las que te puedas conectar, después organiza tus guías en una pequeña historia que puedas recitar para recordar la aplicación de las fórmulas.
Si puedes memorizar información rápidamente, usa un formato que te ayude a memorizar de forma eficaz, ya sea que te grabes recitando las palabras y definiciones, y después escuches esas grabaciones con tu iPod todo el día o crees tarjetas y las uses durante el día para ver si te las has aprendido.

2. Dibuja mapas conceptuales para conectar las ideas principales y así ir dándole prioridad a la información. Los mapas conceptuales involucran escribir la idea principal en un cuadro por separado e ir conectándola con otras ideas por importancia u orden cronológico. Después, conecta las ramas de información asociada que surge de la idea principal. Este método provee una visión de cómo se va entrelazando el material.

3. Usa tablas comparativas para resaltar diferencias en conceptos clave. Crea guías de estudio usando tablas comparativas cuando sea necesario comparar un grupo relacionado de ideas. Son útiles especialmente para organizar paralelos en temas de historia y biología, o para comparar diferentes escritores en un curso literario.


4. Usa tarjetas de conceptos para memorizar vocabulario. Las tarjetas se pueden crear usando tarjetas de 12.5 cm x 17.5 cm, con tanta información como quieras, aunque tienden a ser más efectivas para recordar palabras individuales o para definir conceptos específicos. Por esta razón, son muy efectivas para estudiar idiomas e historia.

5. Crea un examen de prueba para ayudarte a estudiar. Esta es una excelente manera de analizar el contenido que van a analizar desde dos perspectivas: si piensas en lo que crees que va a venir en el examen, estarás pensando como el maestro, y si puedes anticiparte a esas preguntas, estarás un paso adelante.



6. Pregúntale a tu maestro qué información va a venir en el examen. El primer lugar para empezar a estudiar es hablando con tu instructor, profesor, maestro o asistente a maestro para que dirija tu atención al lugar correcto. Si no es una parte importante sobre la discusión en clase, asegúrate de averiguar qué información incluirá este examen en particular.

7. Lee el libro de texto y cualquier otro material de lectura que tengas. Dependiendo de la clase para la cual estés estudiando, lo fuente más importante de información es el libro de texto y demás lecturas que haya asignado el maestro. Muchos libros de texto ya indican cuáles son los conceptos más importantes para que puedas estudiarlos, por lo cual son excelentes fuentes de estudio.

8. Reúne y “traduce” las notas de clase. Reúne todas las notas de tus lecturas, incluyendo cualquier guía y demás material suplementario que te haya dado el maestro. Dependiendo del enfoque y el contenido del curso, las notas de clase pueden ser tan importantes (si no es que más) que el libro de texto y las lecturas.

9. Busca definiciones, explicaciones y fuentes adicionales. A veces, para unos temas, una investigación externa puede ser útil o incluso necesaria. Si tus notas y el texto no son suficientes, asegúrate de entender el concepto buscando fuentes externas para clarificar temas que no entiendes. Explorar por completo un tema en particular hará que obtengas una perspectiva y entendimiento único sobre dicho tema para poder utilizar en el examen.

10. Enfócate en los conceptos principales de cada capítulo y lectura. Identifica los conceptos más importantes en una sección o capítulo en particular y asegúrate de entender eso en vez de información más específica pero menos importante. Dependiendo del tema, algunos detalles específicos como fechas, fórmulas o definiciones pueden ser importantes, pero el tema es mucho más importante.

11. Organiza la información por orden de prioridad. Condensa todo el material de estudio en secciones, eso hará que estudiar sea más conveniente que leer todo el capítulo entero. Usa encabezados en negritas para diferentes secciones de información y considera organizar la información en una lista con viñetas para poder acceder a ella de manera rápida y eficaz.

12. Incluye todo lo que necesites estudiar y después llévate esa información a todas partes. Si te aseguras de tener todo lo que necesitas para el examen en tu guía de estudio, puedes dejar tu libro de texto en casa y solo llevar contigo un par de hojas. Esto es especialmente importante en exámenes acumulativos, en los cuales van a incluir mucha información. Tener que leer todos los capítulos uno por uno puede ser muy abrumador, mientras que si solo lees tus notas esto será más rápido y eficaz.

13. Subraya el material que se te haga difícil para volver a repasarlo antes del examen. Si tienes problemas para recordar una fórmula en específico o para recordar un concepto, subráyalo en un color que ya tengas designado, como el azul, y continúa estudiando el resto del material. Cuando vayas a repasarlo de nuevo, empieza por todo lo que subrayaste de azul y asegúrate de aprendértelo antes del examen. Esto puede ser una forma muy útil para recordar no solo de lo que tienes que aprender, si no también para tener pequeñas metas que debes ir cumpliendo al momento de estudiar.

14. Programa tu estudio. Crea tus guías de estudio tan pronto como te sea posible para así tener tiempo de estudiarlas antes de que tengas que presentar. En un par de semanas antes del examen, divide tu tiempo para estudiar todos los temas y secciones de cada tema que debes estudiar, para así asegurarte de tener suficiente tiempo para cada área en específico. No intentes aprenderte todo al último minuto.

Roxanna Alemán

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 26/02/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.